A los 104 años murió Oscar Niemeyer

Oscar-Niemeyer

Oscar Niemeyer: un adiós, con para siempre

Oscar Niemeyer falleció hoy, 5 de diciembre de 2012, en Rio de Janeiro Brasil. Con 104 años y a 10 días de cumplir sus 105, el gran arquitecto de Brasil dejo de existir y dejó un legado cultural y arquitectónico que lo mantendrán vivo por siempre.

Según informa Folha de Sao Paulo, el fallecimiento se constató a la hora 22, en momentos en los que se encontraba internado a raíz de diversas complicaciones de salud.

Oscar Niemeyer, que estaba a 10 días de su cumpleaños 105, al momento de su fallecimiento se encontraba acompañado por su mujer, Vera Lúcia, de 67 años de edad. Asimismo, le acompañaban varios de sus sobrinos y nietos. Un total de casi 10 personas, según informó Folha.

2012: Un año complicado en materia de salud para Oscar Niemeyer

El año 2012 fue un año complicado para Oscar Niemeyer en lo que a su salud refiere. Durante el mes de mayo, debió ser hospitalizado durante 16 días en virtud de una neumonía. Luego, el mes de octubre, volvió a ser hospitalizado, producto de un cuadro de deshidratación que le aquejaba. En esa oportunidad la internación duró 2 semanas.

Finalmente, el pasado 2 de noviembre volvió a ser hospitalizado para ser tratado de otro nuevo cuadro de deshidratación. Pero luego su cuadro se complicó al sufrir una hemorragia digestiva que le provocó una complicación en su función renal, según informa la publicación paulista. Su situación se complicó ayer (4) en virtud de una infección respiratoria, lo que a la postre le ocasionó un paro cardíaco y su posterior fallecimiento.

Obras destacadas de Oscar Niemeyer

Oscar Niemeyer es el gran arquitecto de Brasil. Protagonista en la construcción de Brasília, dejó un legado arquitectónico a lo largo de todo Brasil.

Entre las obras más conocidas y destacadas de Oscar Niemeyer, se encuetran el edificio del Congreso Nacional de Brasil, la Catedral de Brasília, el Palácio do Planalto, Estación Ciencia en Joao Pessoa, el Museo Oscar Niemeyer en Curitiba, el MAC Niteroi, entre un sinfín de grandes obras.

Brasília, Curitiba, Rio de Janeiro, Belo Horizonte son algunas de las ciudades que se vieron honradas de recibir las obras tan particulares que Oscar Niemeyer solía proyectar.

Written By