La educación como llave de entrada al crecimiento.

Destacado Sanduceros Com UY

@nudoabierto

Muchos nos preguntamos cuál es la clave de éxito personal, donde el mismo encaja en la sociedad de hoy y cómo lograrlo. Hoy voy a hablar sólo de del ámbito, educacional – laboral, otros ámbitos pueden ser menester de quien quiera colaborar con el blog. Vale aclarar antes de comenzar a hablar, que esto es un mera impresión personal, que probablemente diste de la realidad.

Cuestiones básicas

El Uruguay de hoy nos muestra un importante crecimiento de las inversiones tanto públicas como extranjeras, ustedes se preguntarán (o no) en qué los ciudadanos del país nos beneficiamos con esto. Una posible respuesta a esto, es que, a medida que se concretan las inversiones las mismas, generan una necesidad importante de mano de obra calificada, y cuando me refiero a esto, lo hago en sentido amplio, es decir, tanto profesionales como obreros.

La pregunta ahora debería ser, cómo accedemos a los mismos. Y acá es donde está la clave de lo que quiero expresar, la llave de entrada está en nada más y nada menos que la EDUCACIÓN. Usted ahora me puede decir, qué novedad mi amigo. Esto que parece tan obvio, parece estarse escapando de los valores de nuestra sociedad en todo sentido, familias, gobiernos y empresas.

Está claro que no todos podemos querer ser profesionales, ni todos podemos querer ser obreros, por que sino nos acercaríamos a una sociedad polarizada carente de uno u otro insumo. Pero creer que el obrero no necesita instrucción para enfrentarse al mercado laboral es el más grave error que hemos cometido como sociedad desde hace 40 años a esta parte. Hemos “abandonado” el sector medio de la educación, no se trata de meramente de la ausencia de recursos, sino que implica también la falta de adaptación a los modelos de crecimiento propuestos por los gobiernos (además de otra falla que no es asunto de esta publicación que es la ausencia de visión largoplazista, y un modelo continuo de crecimiento) y  también de una profunda desvalorización por parte de la población del mismo.

Hoy algunos ven la enseñanza media tan solo como el camino para llegar a la universidad, y otros como un camino tan inútil que no merece ser ser transitado, optando por el mercado laboral, aún no estando preparados para enfrentarse al mismo.

Nuestro país está en una senda de crecimiento (esto lo podemos ver en los informativos, basta con ver la tasa de crecimiento anual del producto nacional) y como todo buen uruguayo precavido nos preguntamos, hasta cuándo. Para contestar esto necesitarían un economista que lo explique en múltiples sentidos, yo no lo soy, así que de momento me voy a ocupar solo del ámbito educacional.

Nos estamos acercando a un punto de la historia donde Uruguay puede y debe (a mi juicio, o tendremos que esperar otros 70 años) dar ese salto de calidad tan esperado. Qué es lo que puede evitar esto, es nuestra enseñanza media. Las inversiones están requiriendo un importante número obreros calificados, los cuales no tenemos y terminamos importando, esto se torna clave si la sumamos las remuneraciones que estos perciben.

De esta manera, encontramos un sendero por el cual hay que transitar, la educación pide ya una canalización de recursos a desarrollar estas áreas de formación obrera, que les abra un nuevo abanico de oportunidades laborales. Cómo diríamos en la calle, “se juntaron el hambre y las ganas de comer”, es decir, en apuntar a unir la educación y el mercado laboral está la punta de lanza para la siguiente etapa de crecimiento.

A tierra ciudadanos.

Ahora, vecino y vecina (que no me debe estar leyendo) se debe preguntar, a mi qué me importa esto. Y yo le diría que bastante. Piense,  su hijo no quiere ir a liceo más, entonces sale al mercado laboral y a lo largo de su vida va a tener un “techo” en sus ingresos dado su nivel de estudio. Entonces me dirá, “si pero no le gusta ninguna profesión, va le gustan los fierros y se da maña soldando”. Ah! entonces es acá donde se junta esa hambre y las ganas de comer, y donde debemos trabajar en comunión.

Hoy es un gran drama que los jóvenes se escapan de la enseñanza, pero si les damos un espacio donde estudiar el oficio que les gusta, y si mejoramos la calidad de la hoy mal llamada Universidad del Trabajo, llamamos todos por igual (Liceo) y los tratamos por igual, y si lo desarrollamos como es debido. No estará aquí una parte del crecimiento… qué crecimiento? El de Uruguay? El personal? Y si son dos caras de una misma moneda? Yo creo que van de la mano.

De esta manera, aquél joven que tenía determinado techo de ingresos, ahora lo puede aumentar gracias a la educación (aunque no lo es todo, es muy importante, como también ese proceso de inversión que se ha gestado desde la cumbre política).

Si usted no me cree, lo invito a leer algo sobre el crecimiento del Sudeste asiático, donde la gran diferencia con América Latina no es su desarrollo en profesionales universitarios, es su desarrollo de la enseñanza media. Y qué lograron, industrias de avanzada tanto en tecnología como en capital humano.

Opinión.

La educación está en la base de todo, y atraer a todos los ciudadanos a ella, es hoy la clave del crecimiento dentro de este contexto que vive el país. Y aunque esto en parte dependa de las instituciones nacionales, gran parte está en nosotros, en querer caminar por esa senda y transmitir esos valores a la sociedad. Profesionales, políticos y obreros, somos todos ciudadanos IGUALES, y por ello debemos trabajar en conjunto.

Pienso que no es un tema de recursos además, estos sin un estrategia clara de cómo usarlos para mejorar, no son más que billetes tirados al río burocrático. Nos estamos acostumbrando los uruguayos a pedir, o más bien exigir, si tener en claro en que lo vamos a usar.

Nota: Las opiniones expresadas en este documento pertenecen únicamente al autor y no necesariamente reflejan la posición u opinión de sanduceros.com.uy

Written By